El tratamiento Método POSE permite realizar una reducción de estómago sin cirugía en menos de 45 minutos. El tratamiento POSE, junto al seguimiento médico, y nutricional de 12 meses, garantiza no sólo que el paciente perderá peso, si no que adquirirá las pautas para llevar una vida saludable y no recuperar jamás los kilos perdidos.

Se trata de un tratamiento de reducción de estómago sin cirugía para perder peso de manera efectiva. Mediante endoscopia y por vía oral, se reduce la capacidad del estómago aproximadamente un 20-25% realizando pliegues en diferentes zonas: en la parte superior, para conseguir una mayor sensación de saciedad, y en la parte inferior para ralentizar el vaciado.

La intervención es el inicio de un cambio en la vida del paciente y una vez realizada la misma, comienza un programa de reeducación alimentaria, aparatología y un seguimiento por parte del equipo para adquirir unos hábitos saludables, evitando el efecto rebote. Durante todo el proceso el paciente contará con el apoyo y asesoramiento del equipo multidisciplinar de L’Esthétique.

Ventajas de la reducción de estómago Método POSE:

  • No deja cicatrices
  • Sensación de saciedad inmediata, evitando las ganas de comer
  • Se comienza a perder peso el día siguiente a la intervención
  • Con la reeducación alimentaria se consigue un estilo de vida más saludable
  • Sin efecto rebote gracias al programa de seguimiento y aparatología.

La técnica Método POSE se realiza mediante endoscopia y por vía oral, y tiene una duración aproximada de 45 minutos, dependiendo siempre de la anatomía del paciente. Mediante endoscopia se introducen unos instrumentos hasta el estómago con los que se realizan pliegues en la zona superior e inferior del mismo:

El postoperatorio de la técnica Método POSE es muy sencillo al no tratarse de una técnica invasiva. A los pocos días comienza el programa de seguimiento de los siguientes 12 meses con ayuda de L’Esthétique para garantizar la máxima eficiencia del tratamiento y evitar el efecto rebote.

Al tratarse de una operación de reducción de estómago no invasiva, los riesgos de infección y de complicaciones son mínimos. El proceso de recuperación es rápido, pudiendo el paciente reincorporarse a la vida laboral a las 24-48 horas de la intervención.

Con este tratamiento se logra una reducción del 44-55% del exceso de peso corporal. Es un proceso gradual en el que se consigue perder peso desde el primer día siguiente a la intervención. Durante los 3 primeros meses, la pérdida de peso semanal oscila entre 600g y 1’5 kg (peso medio que pierde un paciente, resultado ligado con el grado de implicación del mismo). Como en todos los tratamientos bariátricos, se consiguen mejores resultados si el paciente realiza un proceso de reeducación alimentaria. De ese modo se garantiza que el cambio sea definitivo, pues el paciente aprende todas las herramientas para llevar una vida más sana.

 

* Consultar disponibilidad en el centro.